Mi Entorno Personal de Aprendizaje (PLE)

Comienza aquí una nueva andadura dentro de mi historia digital y os doy la bienvenida.

En esta primera entrada, vamos a centrarnos en una figura relativamente novedosa en cuanto a los sistemas de estudio (se acoge el término durante los setenta, pero sin un significado del todo claro), se trata del Personal Learning Environment (PLE), explicando someramente su significado y estudiando un ejemplo real, con el esquema de mis propias competencias digitales.

El Entorno Personal de Aprendizaje (traducción de PLE al castellano) se trata de un sistema propio de formación, en el que cada usuario elige que quiere aprender y como hacerlo, y en el que se utiliza como elemento primordial la red. Es un concepto lejano al de aprendizaje común, generalmente dirigido, que todos hemos conocido, pero complementario a este y modulable según la ambición de cada usuario.

Para entender de forma más clara el funcionamiento del PLE, tenemos que hacer mención también a las competencias digitales, es decir, las capacidades que dominamos en cuanto al uso de herramientas y utilidades de nueva generación. Cuanto mejor posicionados estemos respecto a nuestras competencias, disfrutaremos de una mayor número de posibilidades a la hora de desarrollar nuestro PLE.

Deteniéndonos por un momento en este aspecto, una buena forma de evaluar nuestro nivel competencial es situarnos en la clasificación diseñada por David Álvarez. En mi caso, me considero en un nivel medio de 3, con la salvedad de la creación y gestión de una identidad digital, en lo que he trabajado poco (aunque un blog no parece un mal paso para crecer en este sentido) y los aspectos relacionados con la privacidad y seguridad, que suelo solucionar controlando lo que comparto (de nuevo, esto del blog me va a obligar a olvidarme un poco de mis reservas al respecto).

Llegamos ahora sin más dilación a la figura central de este artículo, el único y genuino PLE de un servidor:

PLE

Podemos encontrar desde programas para la preparación de documentos (Microsoft Office, Open Office, PDF Creator), hasta el omnipresente Google, con sus diferentes aplicaciones (Gmail, Google Calendar, Google Translate o Google Drive).

También cabría citar, como opciones fuera de las universalmente utilizadas (Facebook, Youtube, Skype, incluso Dropbox en la actividad de almacenamiento en la nube), algunas utilidades de la Universidad de Granada (Moodle, Swad y Webcim), otras ideales para la presentación de trabajos (Slideshare) o una red social focalizada en el mundo laboral (LinkedIn).

Creo que a lo largo del curso todos creceremos en este ámbito, pudiendo ampliar nuestros entornos con nuevas herramientas que hasta ahora desconocíamos, además de optimizar su uso, quizás un tanto caótico hasta ahora. Por mi parte, creo que dada mi apatía digital hasta no hace tanto, parto con un importante margen, desde un elemento aparentemente imprescindible para la vida actual como Twitter, hasta un nuevo horizonte para las presentaciones con Prezi. En unos meses comprobaremos el punto alcanzado, hasta entonces…

Un fuerte abrazo a todos.